CONTAMOS CON UNA LISTA DE ANÁLISIS Y TEMAS FISCALES A LOS QUE PUEDES ENTRAR SIN NINGÚN CO$TO.

Sólo con REGISTRARTE podrás consultar estos documentos, compartirlos en redes sociales y recibir noticias de nuestros eventos.

¿Registro por Primera vez?

CONSECUENCIAS DE SER UN CONTRIBUYENTE “NO LOCALIZADO” O UNO “ILOCALIZABLE”, EN MATERIA FISCAL FEDERAL

Publicado el 07 Oct a las 13:31h

Elaborado por: LD Y MDF Luis Raúl Díaz González.

Licenciado en Derecho y Maestro en Derecho Fiscal, Catedrático a nivel Posgrado, autor de diversas obras, articulista en diversas publicaciones como PAF, Consultorio Fiscal, etc. Ponente de diversas universidades, colegios de contadores y foros a nivel nacional con más de 35 años de experiencia profesional y como expositor en los foros más importantes del país.

Uno de los temas que más controversia ha causado, es el ser considerado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como contribuyente “no localizado” o como uno “ilocalizable”, expresiones diferentes y de consecuencias jurídicas distintas para cada caso; por la importancia de ello, haremos los siguientes comentarios.

I. El SAT considera a un contribuyente “no localizado”, como aquél que al tratar de ser encontrado en el domicilio que señaló al Registro Federal de Contribuyentes (RFC), y se haya en la base de datos de la autoridad fiscal, no ha podido ser ubicado en el mismo. De este modo, se trata de aquéllos contribuyentes que se encuentren como no localizados en el RFC, debido a que:

 

  1. Estando obligados, no han manifestado un domicilio fiscal;
  2. Hubieran indicado un domicilio fiscal, en el cual no realicen sus actividades
    gravadas;
  3. O hayan registrado un domicilio fiscal ficticio.

 

De igual forma, se tendrán como “no localizados”, cuando no actualicen los datos relativos a su domicilio fiscal en el RFC, en cuyo caso pagarán una multa 1; similar situación se dará cuando proporcionen datos del domicilio fiscal de forma incompleta o incorrecta.

Cuando el SAT lleva a cabo una verificación del domicilio indicado por el contribuyente o cualquier diligencia de notificación, básicamente pueden ocurrir tres supuestos:

 

  1. Que lo encuentre y sea un contribuyente activo localizado;
  2. Que habiendo ubicado el domicilio fiscal, no encuentre al contribuyente, en cuyo caso se registra en el sistema o base de datos, como contribuyente “no localizado”;
  3. O puede acudir el verificador o notificador al domicilio correspondiente, y que éste no exista y por ende el contribuyente tampoco está localizado, combinándose dos supuestos: la no existencia del domicilio y la no localización del contribuyente.

 

El Código Fiscal de la Federación (CFF), en su artículo 137 indica que si un notificador no encuentra al contribuyente o a su representante legal, dejará un citatorio 2 con la persona que esté en dicho lugar, a fin de que lo esperen a la hora señalada, del día hábil siguiente y reciban el oficio de que se trate.

De no ubicar al contribuyente al regresar, lo declara como “no localizado”.

Por su parte, el numeral 10 del CFF, señala que cuando las personas físicas que, supuestamente, realicen actividades gravadas y no han manifestado un domicilio fiscal o no han sido localizadas en el domicilio señalado al RFC, se considerará el manifestado a las entidades financieras, en las que tengan abierta alguna cuenta.

Si se trata de una persona moral y no ha designado un domicilio fiscal o hubiera designado uno falso, el SAT podrá realizar diligencias en cualquier lugar donde dicho contribuyente realice sus actividades y considere que tal lugar es su domicilio para efectos tributarios.

Uno de las consecuencias legales de ser calificado como “no localizado”, es el que los comprobantes que expida no tendrán efecto jurídico alguno, además de aparecer en las listas negras 3 del SAT.

Pero el problema incluye al receptor del comprobante, quien es una persona totalmente ajena al comportamiento ya descrito y que viola lo señalado por el artículo 22 constitucional, que prohíbe las penas inusitadas y trascendentales.

Veamos lo que marca el numeral relativo del Código Fiscal Federal:

“Artículo 69-B. Cuando la autoridad fiscal detecte que un contribuyente ha estado emitiendo comprobantes sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material, directa o indirectamente, para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes, o bien, que dichos contribuyentes se encuentren no localizados, se presumirá la inexistencia de las operaciones amparadas en tales comprobantes.

En este supuesto, procederá a notificar a los contribuyentes que se encuentren en dicha situación a través de su buzón tributario, de la página de internet del Servicio de Administración Tributaria, así como mediante publicación en el Diario Oficial de la Federación, con el objeto de que aquellos contribuyentes puedan manifestar ante la autoridad fiscal lo que a su derecho convenga y aportar la documentación e información que consideren pertinentes para desvirtuar los hechos que llevaron a la autoridad a notificarlos.

Para ello, los contribuyentes interesados contarán con un plazo de quince días contados a partir de la última de las notificaciones que se hayan efectuado.

Transcurrido dicho plazo, la autoridad, en un plazo que no excederá de cinco días, valorará las pruebas y defensas que se hayan hecho valer; notificará su resolución a los contribuyentes respectivos a través del buzón tributario y publicará un listado en el Diario Oficial de la Federación y en la página de internet del Servicio de Administración Tributaria, únicamente de los contribuyentes que no hayan desvirtuado los hechos que se les imputan y, por tanto, se encuentran definitivamente en la situación a que se refiere el primer párrafo de este artículo. En ningún caso se publicará este listado antes de los treinta días posteriores a la notificación de la resolución.

Los efectos de la publicación de este listado serán considerar, con efectos generales, que las operaciones contenidas en los comprobantes fiscales expedidos por el contribuyente en cuestión no producen ni produjeron efecto fiscal alguno.

Las personas físicas o morales que hayan dado cualquier efecto fiscal a los comprobantes fiscales expedidos por un contribuyente incluido en el listado a que se refiere el párrafo tercero de este artículo, contarán con treinta días siguientes al de la citada publicación para acreditar ante la propia autoridad, que efectivamente adquirieron los bienes o recibieron los servicios que amparan los citados comprobantes fiscales, o bien procederán en el mismo plazo a corregir su situación fiscal, mediante la declaración o declaraciones complementarias que correspondan, mismas que deberán presentar en términos de este Código.

En caso de que la autoridad fiscal, en uso de sus facultades de comprobación, detecte que una persona física o moral no acreditó la efectiva prestación del servicio o adquisición de los bienes, o no corrigió su situación fiscal, en los términos que prevé el párrafo anterior, determinará el o los créditos fiscales que correspondan. Asimismo, las operaciones amparadas en los comprobantes fiscales antes señalados se considerarán como actos o contratos simulados para efecto de los delitos previstos en este Código”.

En este caso, las consecuencias de la situación legal señalada, no solo afectan al emisor del comprobante, sino que también lesionan los intereses del receptor de dicho documento, lo que es inconstitucional.

II. La siguiente situación, es el ser calificado como “no localizable” o “ilocalizable”, entendiendo por ello, a una persona que prácticamente sea imposible de hallar o de averiguar el sitio en donde se encuentre, lo que impide la práctica de cualquier diligencia oficial.

Las consecuencias de esta situación jurídica son:

 

  1. Al no poder ser ubicado un sujeto, las diligencias de notificación serán hechas por estrados.
  2. Si no es factible encontrar a la persona en alguna parte, puede ser considerada como delincuente fiscal, lo que es muy peligroso.

 

Veamos lo que señala el Código Tributario Federal:

“Artículo 110.- Se impondrá sanción de tres meses a tres años de prisión, a quien:

V. Desocupe o desaparezca del lugar donde tenga su domicilio fiscal, sin presentar el aviso de cambio de domicilio al registro federal de contribuyentes, después de la notificación de la orden de visita domiciliaria o del requerimiento de la contabilidad, documentación o información, de conformidad con la fracción II del artículo 42 de este Código, o bien después de que se le hubiera notificado un crédito fiscal y antes de que éste se haya garantizado, pagado o quedado sin efectos, o que hubieran realizado actividades por las que deban pagar contribuciones, haya transcurrido más de un año contado a partir de la fecha en que legalmente tenga la obligación de presentar dicho aviso, o cuando las autoridades fiscales tengan conocimiento de que fue desocupado el domicilio derivado del ejercicio de sus facultades de comprobación.

Para los efectos de esta fracción, se entiende que el contribuyente desaparece del local en donde tiene su domicilio fiscal cuando la autoridad acuda en tres ocasiones consecutivas a dicho domicilio dentro de un periodo de doce meses y no pueda practicar la diligencia en términos de este Código”.

Para mejor comprensión de estas diferencias, hay que considerar las siguientes opiniones judiciales:

CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN Tipo de Documento: Tesis Aislada Época: Séptima época Instancia: Primera Sala Regional Hidalgo – México Publicación: No. 28 Noviembre 2013. Página: 245.

NOTIFICACIÓN POR ESTRADOS. EXISTE UNA DIFERENCIA ENTRE UN CONTRIBUYENTE NO LOCALIZADO Y UNO NO LOCALIZABLE, SIENDO ESTE ÚLTIMO EL QUE ACTUALIZA LA HIPÓTESIS PREVISTA EN EL ARTÍCULO 134, FRACCIÓN III, DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN.- El artículo 134, fracción III, del Código Fiscal de la Federación prevé que la notificación se efectuará por estrados cuando la persona a quien deba notificarse no sea localizable en el domicilio que tenga señalado para efectos del Registro Federal de Contribuyentes, por lo que es preciso realizar una diferencia entre un contribuyente no localizable y uno no localizado, pues el primer caso se presenta cuando existen elementos para determinar que el contribuyente no puede ser encontrado en ningún momento en el domicilio fiscal y se desconoce su paradero, siendo esta situación la que conlleva que la notificación pueda practicarse por estrados en términos del citado artículo 134, fracción III, del Código Fiscal de la Federación. Por otra parte, el contribuyente no localizado es aquel que no fue hallado en el domicilio por estar ausente de forma temporal, esto es, en ese momento no se localizó pero se sabe con certeza que sí puede ser encontrado en ese domicilio.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 9532/12-11-01-2.- Resuelto por la Primera Sala Regional Hidalgo-México del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 25 de junio de 2013, por unanimidad de votos.- Magistrada Instructora: Celina Macías Raygoza.- Secretaria: Lic. María Luisa García Rivera.

Tesis Aislada.

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta.
Localización: Libro X, Julio de 2012, Tomo 3.
Materia(s): Administrativa.
Tesis: XI.1o.A.T.2 A (10a.).
Página. 1823.
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta;
Libro X, Julio de 2012, Tomo 3;
Pág. 1823.

CONTRIBUYENTE “NO LOCALIZABLE” PARA EFECTOS DE LA NOTIFICACIÓN POR ESTRADOS. DEBE CONSIDERARSE ASÍ CUANDO DEFINITIVAMENTE HAYA DEJADO EL DOMICILIO FISCAL DONDE SE LE BUSQUE. La connotación que debe darse a la voz “localizable”, está referida a la posibilidad verdadera de que alguien pueda encontrarse en un lugar determinado. De lo anterior se sigue que una persona “no será localizable” cuando prácticamente sea imposible averiguar el sitio en donde se encuentre, situación que en derecho se identifica con las personas “ausentes e ignoradas”. Así, acorde con el lenguaje apropiado y sintaxis contenidos en el Código Fiscal de la Federación, se considera jurídicamente como “no localizable” a un contribuyente para los efectos de la notificación por estrados en términos del artículo 134, fracción III, del citado ordenamiento, cuando definitivamente haya dejado el domicilio fiscal donde se le busque, por lo que no lo será si se informa al notificador que salió temporalmente, porque tácitamente se hizo saber que seguía siendo su domicilio.

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS ADMINISTRATIVA Y DE TRABAJO DEL DECIMO PRIMER CIRCUITO

Amparo directo 780/2011. Mariazell Varela Larios. 2 de febrero de 2012. Unanimidad de votos. Ponente: Víctorino Rojas Rivera. Secretaria: Lucía Elena Higareda Flores.

JURISPRUDENCIA 2a./J. 87/2013 (10a.)

COMPROBANTES FISCALES. SU VALOR PROBATORIO CUANDO EL CONTRIBUYENTE QUE LOS EXPIDIÓ NO SE ENCUENTRA LOCALIZABLE. Una nueva reflexión lleva a esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a apartarse del criterio contenido en la tesis referida y a considerar que el hecho de que el contribuyente que expide comprobantes fiscales no haya dado aviso a la autoridad fiscal respecto a su cambio de domicilio y, por ende, no se encuentre localizable, no trae como consecuencia necesaria que éstos sean nulos o carezcan de valor probatorio, pues dicha omisión, aisladamente considerada, no da lugar a la referida sanción, por no encontrarse prevista en esos términos en los artículos 27, 29 y 29-A del Código Fiscal de la Federación. Lo anterior es así, en razón de que las normas de restricción o las que imponen sanciones a los particulares deben estar expresamente reguladas para cumplir con el derecho a la seguridad jurídica. Cabe destacar que la conclusión anterior no restringe las facultades de comprobación de las autoridades fiscales, pues de considerar que los comprobantes exhibidos por un contribuyente no amparan la transacción realizada, pueden requerir la información necesaria y, en su caso, no acceder a la pretensión del contribuyente de ejercer su derecho de deducción o acreditamiento, sin perjuicio de que existan otras razones por las que no se deba acceder a aquélla. Contradicción de tesis 535/2012.- Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Primero en Materia Administrativa del Séptimo Circuito y Segundo del Vigésimo Séptimo Circuito.- 17 de abril de 2013.- Unanimidad de cuatro votos.- Ponente: Leobardo Ramírez Martínez y Margarita Beatriz Luna Ramos; en su ausencia hizo suyo el asunto Luis María Aguilar Morales.- Secretario: Juan Pablo Rivera Juárez.

Nota: (*) Publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXIII, enero de 2006, página 1121, con el rubro: “SALDOS A FAVOR. PROCEDENCIA DE SU DEVOLUCIÓN.”

Tesis de jurisprudencia aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del ocho de mayo del dos mil trece.

COROLARIO

Estimado Lector, como ve, debe evitar el ser considerado como un contribuyente “no localizado” y menos como uno “ilocalizable”, ya que las consecuencias penales y administrativas son graves, por lo que recomendamos el realizar las acciones correspondientes, ante la autoridad fiscal, a fin de no sufrir las consecuencias que ya hemos señalado.

De igual manera, se va a salir por el pan o va a pasear al perro, deje un letrero de “vuelvo a las diez”; o “salí a comer”, o cualquier otro, no vaya a ser el diablo.


 

NOTAS:

1 La infracción –artículo 81 fracciones I y VI del Código Fiscal de la Federación- que consiste en haber presentado el aviso de cambio de domicilio fiscal para un local que no es el que corresponde, o bien, no haber presentado el aviso de cambio de domicilio fiscal ante el Registro Federal de Contribuyentes. En ambos casos, se trata de una multa, considerada como una sanción de carácter formal, que es calificada como un aprovechamiento.

2 “Artículo 137. Cuando la notificación se efectúe personalmente y el notificador no encuentre a quien deba notificar, le dejará citatorio en el domicilio, sea para que espere a una hora fija del día hábil posterior que se señale en el mismo o para que acuda a notificarse a las oficinas de las autoridades fiscales dentro del plazo de seis días contado a partir de aquél en que fue dejado el citatorio, o bien, la autoridad comunicará el citatorio de referencia a través del buzón tributario.

El citatorio a que se refiere este artículo será siempre para la espera antes señalada y, si la persona citada o su representante legal no esperaren, se practicará la diligencia con quien se encuentre en el domicilio o en su defecto con un vecino. En caso de que estos últimos se negasen a recibir la notificación, ésta se hará por medio del buzón tributario.

En caso de que el requerimiento de pago a que hace referencia el artículo 151 de este Código, no pueda realizarse personalmente, porque la persona a quien deba notificarse no sea localizada en el domicilio fiscal, se ignore su domicilio o el de su representante, desaparezca, se oponga a la diligencia de notificación o se coloque en el supuesto previsto en la fracción V del artículo 110 de este Código, la notificación del requerimiento de pago y la diligencia de embargo se realizarán a través del buzón tributario.

Si las notificaciones se refieren a requerimientos para el cumplimiento de obligaciones no satisfechas dentro de los plazos legales, se causarán a cargo de quien incurrió en el incumplimiento los honorarios que establezca el reglamento de este Código”.

3 Artículo 69. El personal oficial que intervenga en los diversos trámites relativos a la aplicación de las disposiciones tributarias estará obligado a guardar absoluta reserva en lo concerniente a las declaraciones y datos suministrados por los contribuyentes o por terceros con ellos relacionados, así como los obtenidos en el ejercicio de las facultades de comprobación. Dicha reserva no comprenderá los casos que señalen las leyes fiscales y aquellos en que deban suministrarse datos a los funcionarios encargados de la administración y de la defensa de los intereses fiscales federales, a las autoridades judiciales en procesos del orden penal o a los Tribunales competentes que conozcan de pensiones alimenticias o en el supuesto previsto en el artículo 63 de este Código. Dicha reserva tampoco comprenderá la información relativa a los créditos fiscales firmes de los contribuyentes, que las autoridades fiscales proporcionen a las sociedades de información crediticia que obtengan autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de conformidad con la Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia, ni la que se proporcione para efectos de la notificación por terceros a que se refiere el último párrafo del artículo 134 de este Código, ni la que se proporcione a un contribuyente para verificar la información contenida en los comprobantes fiscales digitales por Internet que se pretenda deducir o acreditar, expedidos a su nombre en los términos de este ordenamiento.

La reserva a que se refiere el primer párrafo de este artículo no resulta aplicable respecto del nombre, denominación o razón social y clave del registro federal de contribuyentes de aquéllos que se encuentren en los siguientes supuestos:

 

  1. Que tengan a su cargo créditos fiscales firmes.
  2. Que tengan a su cargo créditos fiscales determinados, que siendo exigibles, no se encuentren pagados o garantizados en alguna de las formas permitidas por este Código.
  3. Que estando inscritos ante el registro federal de contribuyentes, se encuentren como no localizados.
  4. Que haya recaído sobre ellos sentencia condenatoria ejecutoria respecto a la comisión de un delito fiscal.
  5. Que tengan a su cargo créditos fiscales que hayan sido afectados en los términos de lo dispuesto por el artículo 146-A de este Código.
  6. Que se les hubiere condonado algún crédito fiscal.

 

El Servicio de Administración Tributaria publicará en su página de Internet el nombre, denominación o razón social y clave del registro federal de contribuyentes de aquéllos que se ubiquen en alguno de los supuestos a los que se refiere el párrafo anterior. Los contribuyentes que estuvieran inconformes con la publicación de sus datos, podrán llevar a cabo el procedimiento de aclaración que el Servicio de Administración Tributaria determine mediante reglas de carácter general, en el cual podrán aportar las pruebas que a su derecho convenga. La autoridad fiscal deberá resolver el procedimiento en un plazo de tres días, contados a partir del día siguiente al que se reciba la solicitud correspondiente y, en caso de aclararse dicha situación, el Servicio de Administración Tributaria procederá a eliminar la información publicada que corresponda.

 

Conoce nuestros cursos E–Learning

Nuestros Cursos E-Learning, son los más avanzados

incluyen Material Didáctico así como resolución de dudas puntuales en el momento mismo de la capacitación

Próximos Cursos.

 

56 09 17 23